¿Qué opinan nuestros clientes?

“Me ayudaron en un momento muy difícil (María, 54 años, profesora de secundaria)”. No heredes problemas, cuéntanos tu caso.

El caso de María

Somos tres hermanos y nuestro padre falleció hace cinco años sin testamento. Todavía no hemos firmado la declaración de herederos ni de las escrituras de adjudicación y participación de herencia, que solo consta de la vivienda habitual de mi padre, donde aún vivimos uno de mis hermanos y yo. ¿Existe algún plazo para adjudicarnos la herencia?

Además, el hermano que no vive con nosotros reclama que se venda el piso y mi hermano está dispuesto a sacarlo a subasta.

GestionHerencias.com - Opiniones de nuestros clientes

Nuestra respuesta

En este supuesto, la primera recomendación de Tessi DIAGONAL es regularizar la situación, es decir, firmar la escritura de participación y adjudicación de la herencia ante el notario (le ofrecemos este servicio completo) sin que haya plazo previsto para ello. En segundo lugar, garantizar el cumplimento del pago en plazo del pago fiscal para hacer la liquidación del Impuesto de Sucesiones que es de seis meses tras el fallecimiento. Asesoramos a María que, al haber pasado más de cuatro años desde que terminó ese plazo, el impuesto había prescrito.

La vivienda se adjudicará a los tres hermanos en proindiviso, al ser el único bien de herencia. Como nadie puede ser obligado a permanecer en un condominio, lo que pueden hacer es pagar a su hermano su parte en dinero, disolviendo la comunidad de bienes. Esta operación está exenta del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales porque no implica alteración patrimonial, si bien algunas haciendas autonómicas entienden que, cuando en la disolución queda más de un titular, sí se debe tributar.

Lo primero que tenían que hacer es ponerse de acuerdo en la valoración de la casa para ver la compensación que deben pagar a su hermano. Le ofrecemos nuestros servicio de petición de tasación para su valoración. Además también le podemos gestionar la concesión de una hipoteca para obtener el importe necesario, pueden llegar a un acuerdo entre ustedes de aplazamiento de pago. Si su hermano no estuviera dispuesto, podría solicitar la venta del inmueble y, si no encuentra comprador, la subasta de la casa. Insistimos en mediar con el hermano para llegar a un acuerdo, porque el precio que probablemente obtendrían en la subasta sería muy inferior y, además, tendrían que correr con todos los costes que implica este procedimiento.